¡¡Está lloviendo!!

Enormes esponjas cubren el reino que antes era del astro rey, grises, casi negras, de temperamento cambiante, se exprimen rabiosas unas a otras sobre la angustia del transeúnte, del que vive su vida y muerte sobre el tiempo exacto, en punto, siempre recorriendo una distancia interminable. Las horas, los minutos y los segundos, atrapados en la pequeña esfera de vidrio y engranajes que parasita en las muñecas de casi todos, corren como locos acortando su verdadera duración con un sadismo de alta precisión suiza. Flashes de una inimaginable cámara escondida dentro del gran cúmulo nimbo eternizan las imágenes de una resignación colectiva, donde los paraguas son apenas una formalidad que nos protege solamente del agua, pero no del desasosiego ferozmente impuesto.

Correr, mojarse, saltar charcos, llenarse de barro, ya no tiene sabor a risa infantil, acéptalo, ahora es en serio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s