Una de bucaneros.

Bar pirata BN

Apenas entro y siento que comienzo a ser un personaje de La Isa del Tesoro. Mi mirada se expande a lo largo y ancho del bar “La Sportive”, purgatorio etílico en la Rue de Carouge, sacro templo de reencuentro diario para los solos de siempre, para los delirantes de siempre, para los ebrios de siempre, atiborrados de cuentos sin destino, de historias casi todas mentiras o ajenas hechas propias. Hay bullicio de palabrería para conversar, hay revuelo de olores corporales, de tabaco, de alcohol, y de miradas al soslayo que lo captan todo. Son piratas sin barco que no conocen lo que es una aventura en el Caribe, que nunca han escuchado el estallido de un cañón, ni las campanas que tañen a duelo cuando chocan con furia dos sables de acero, sonido que hiela la sangre de alguien, que para el pulso de alguno, siempre con miedo valiente, porque para eso se es pirata. Dime algo Ginebra, dime si me equivoco.

Pantalla de televisión eternamente encendida, hay un partido de futbol sin fin. Mal ron, mal whisky, vinos mediocres, y una cerveza aceptable, no puede pedirse más en “La Sportive”, sería una verdadera desconsideración, casi un abuso. De volverse exquisito este bar con nombre tan profanamente merecido dejaría de ser fuente de inspiración para artistas de cualquier género, que como yo mismo, venimos con frecuencia a creer que el drama de estos parroquianos anónimamente conocidos es peor que el propio.

Es que los veo moverse de silla en silla en la barra, los oigo hablar solos, o con otros, aquí, allá, con aquel, con este, con esa, con la otra, y casi que me aturden, también me veo a mi mismo apurado, llenando paginas de libreta donde les invento historias que de seguro no tienen nada que ver con ellos, como de seguro que si más conmigo, eso lo presiento, pero no me da la gana hablar de ello, sería innecesario e irrelevante.

Después de la cuarta cerveza yo no me reprocho nada, ya soy parte de la tripulación bucanera *como el pirata cojo con pata de palo, con parche en el ojo, con cara de malo, el viejo truhan capitán de un barco que tuviera por bandera un par de tibias y una calavera”. Nada me reprocho, lo he dicho antes, y es que hay tanta cerveza por navegar.

La vuelta al mundo en “NO” sostenido.

Mundo copia

No, no sé, no podría explicar quién soy en este momento, pero si podría con facilidad explicar quién no soy, tal vez sea irrelevante. Llevo tiempo tratando de manejar este hastío que siento cada vez que bebo sin azúcar un sorbo de mi vida, cada vez que muerdo un croissant que sabe a calendario sin números, sin días, ni meses, y cada vez que leo un pedazo de papel que no cesa de regalarme conflictos ajenos y propios sin yo pedírselos. ¿Cómo hago para sacarme este “no” de debajo de mis cabellos?, tal vez debería gritárselo a alguien y salir corriendo, dejárselo grabado a fuego en su vida para ver si le da un mejor uso que yo. Siento que me he convertido en una colmena plena de dudas violentas cuya picada en enjambre puede ser mortal.

Hoy salí con ganas de caminar sin pausa hasta que el horizonte me golpee en la frente, o hasta que de tanto andar por este redondo planeta me encuentre conmigo mismo de espalda, viendo como me voy, no esperando mi regreso.

Urbe se escribe con lápiz.

caracas-venezuela3 copia

Tus manos sacuden restos de palabras que has dicho y que han caído sobre tu regazo, dispersas en el piso tratan de ser escuchadas, un pie piadoso las tritura dejándolas inentendibles, dejan de sufrir… mueren, luego son silencio.

Tu mano aferra un lápiz amarillo que escribe en negro lo que los demás no ven claro, tal vez para que no se te olvide a ti mismo, corazón de papel arrugado de tanto llevarlo en tus bolsillos, húmedo de sudor, grasoso de manoseo constante, de intentos de alisarlo insistentemente que solo logran convertir en borrones ilegibles las palabras dejando campo abierto a la deducción, o a la malsana especulación. Ya no sabes si tenías algo que decir, o algo que escribir para ser leído por quien sabe quién… incluyéndote a ti mismo. Venga humo y alcohol diría Hemingway.

Las musas están ausentes escribidor, tiempo tienen ya que no te visitan, que no vienen a contarte cosas de allende los mares de la realidad sentida. Las musas, las tuyas, ya no viven en los paisajes bucólicos, ni en el voluble temperamento del océano, ni en las nubes mutantes que sugieren formas fantásticas de dimensiones colosales, ni en los amores rurales de juventud, ni en los senderos de los bosques, ni en el perfume desesperado de esas flores moribundas ya sin néctar en el florero de la tierra misma. Sabor de bolero on the rock te queda en la boca después de pasar toda una vida en una tarde, viendo una hoja muda de papel en un block de notas yerto, nuevo, inútil. Las ventanas de tu auto exilio solo te ofrecen paisajes.

¡Vuelve a la ciudad animal de la urbe! respira el aire que regalan los motores, oye el canto de las ambulancias y las de la ley y el orden, regodéate con los pleitos de mercado, con la lastima profesional que pide monedas en nombre del dios que la tiene en la miseria. Escucha atentamente el ambiente angustioso de los que llenan los ascensores con sus espacios invadidos, sus frases cortas, y la mirada puesta sobre los cambiantes números del purgatorio. Respira los olores corporales que se mesclan entre si en los autobuses y trenes. Come y degusta la comida impersonal hecha en serie para todas las hambres que viven en los palomares de concreto armado. Pisa las aceras adornadas con heces de cuadrúpedos, con colillas pisadas por bípedos. ¡Ese es el mundo que habitan tus verdaderas musas! ellas salen a la vía pública vestidas con sus trajes de papel de diario mostrando impúdicamente sus malas nuevas. ¡Sorpréndete! aún hay sonrisas entre tanto rostro condenado a la seriedad eterna. Vuelve a tu elemento natural, eres escribidor con estudio en cualquier barra o mesa de café, escribe, cumple con rigor la condena que te has puesto encima como un saco de arena, siéntete vivo.

La venganza de Francois Hollande

Francia asesina a 164 civiles en Siria en represalia por Niza

Venganza de Hollande_cartoon

“El diplomático sirio Bashar Jaafari denunció que el presidente francés Francois Hollande quiso vengarse por Niza y mató a inocentes en Siria.”

Hoy me he desayunado con este titular de prensa que hablaba de un ataque francés a un poblado de Siria, murieron más inocentes que en Niza. Amargo desayuno que me ha entristecido el resto del día. No he dejado de preguntarme a mi mismo si la razón de los medios de comunicación es venderle al mundo la idea de que; definitivamente hay muertos de primera de segunda, de tercera, cuarta, y pare usted de contar… categorías. Los muertos de Francia valen más que los sirios, los afganos, los palestinos, los keniatas, los libios, los de Cote D´Hivoire, y cualquier otro “pueblucho tercermundista” del mundo. El gobierno servil de Hollande ofrece venganza antes que justicia porque la justicia y la verdad lo comprometería a el y a Zarkozy como corresponsables de la matanza de Niza el pasado 14 de junio.

Nunca olvidé una frase de Khalil Gibrán: “mi debilidad me hará peligroso”, palabras más palabras menos. No se puede pretender que el gobierno francés, auto otorgándose una “carta blanca”, no sé con qué derecho divino, que le permite invadir, bombardear, asesinar, hombres, mujeres, niños, y ancianos, de países pobres, débiles, mal alimentados, y desarmados, no reciba respuesta violenta por parte de los agavillados. La respuesta terrible del débil nunca será frontal, sería una pelea perdida antes de comenzarla, la rabia y el odio llevará al agredido a atacar por la espalda, por sorpresa, de la manera más agresiva posible, y por el lado más débil del atacante, su población civil. Nadie está más seguro que el presidente francés de ser atacado por terroristas, también están seguros los objetivos militares franceses, o gubernamentales. La población civil recibe, inmerecidamente, las consecuencias de las políticas guerreras de sus gobernantes, esos que han convertido a sus ejércitos en perros de presa y ataque de Los Estados Unidos (disfrazado de OTAN), país este más interesado en el botín que en las vidas humanas que pueda costar arrebatar como ladrones lo que pertenece a otros, por esa razón yo atribuyo a Francois Hollande y a Zarkozy corresponsabilidad en los horribles ataques terroristas a la población de su propia nación. El día siguiente al atentado, Francia es premiada, después de la orgía de sangre a la que fue sometida, con una suspensión total de las más elementales garantías constitucionales, para convertir a todos los franceses en sospechosos de cualquier cosa que se les ocurra a los servicios de seguridad e “inteligencia” de Monsieur Hollande sin derecho a apelación, todo en nombre de la “seguridad nacional”.

Ningún gobierno, ni el del país más poderoso de la tierra, puede garantizar seguridad a sus ciudadanos ante un ataque individual y sorpresivo, ya sea con bombas, armamento de combate, cuchillos, hachas, un camión, una navaja, o una simple caja de fósforos, ya lo hemos visto tristemente con demasiada frecuencia en aquellas naciones a las que sus gobiernos involucran en acciones de invasión, matanza, y usurpación, en nombre de una dudosa libertad.

Hago constar que estoy en completo desacuerdo con cualquier acción terrorista, venga del país que venga. Yo no tengo por qué escoger cual terrorismo es el bueno ni cuál es el malo. El terrorismo del Daesh, el de los Estados unidos, el de Al Quaeda, el israelí, el francés, el checheno, el de Isis, el británico, el español, el de Boko Harám, el turco, el del Estado Islámico, etc, etc…, todos, entiéndanme bien por favor, ¡TODOS SON IGUALES!! no se dejen engañar, todos se parecen a ellos mismos más de lo que ellos quieren hacernos creer.

No hay peor ciego que aquel que no quiere ver, ni peor sordo que aquel que no quiere oír. Decir “buenos días” hoy día podría ser un buen deseo para unos y toda una ironía para otros.

 

¡Sudacas roba empleo!

Inmigrantes 1

¡Sudacas roba empleo! Gran realidad de la emigración venezolana en España

Parece que este titular se ha hecho, como dicen ahora, viral. La manera cloacal de manejar sus campañas políticas el partido popular en España ya es tradicional. La gente del presidente Rajoy les vende la idea a sus ciudadanos de que los extranjeros, y en particular los venezolanos, tienen la culpa de la crisis laboral que se vive en España, y el desespero la hace creíble para una buena cantidad de gente, eso me rememora el surgimiento de un tal Adolfo en una Alemania que no valía ni un Marco de la época.

Recuerdo que llegaban a Venezuela muchos españoles huyendo de un país destruido, diezmado por el hambre, sin seguridad jurídica, donde la vida no valía ni una miserable peseta, donde los juicios sumarios eran la antesala al fusilamiento o a la perdida de la libertad por tiempo indefinido, donde pensar era peligroso, donde un dictador fascista llamado Francisco Franco Baamonde, sospechosamente, sobrevive a Hitler y a Mussolini, asesinado uno y desaparecido el otro por los aliados, porque se hizo garante de la destrucción, a sangre y fuego del republicanismo, y del comunismo en España.

En Venezuela, a todos los españoles les decimos gallegos así sean vazcos, o valencianos, a los egipcios, sirios, libaneses, libios, árabes, les decímos turcos, a los portugueses “portus”, pero no les decimos extranjeros, y un simple análisis de ADN a cada uno de los venezolanos sería la prueba lapidaria de esa aceptación e integración de toda esa gente que llegó como inmigrante a Venezuela, con una mano delante y la otra detrás, y se quedaron a enfrentar la temible incertidumbre, esa que hace la diferencia entre turismo e inmigración, y les fue bien, progresaron a punta de trabajo honrado, sus hijos crecieron sin sentirse discriminados, o execrados.

Cuando España no pertenecía a la UE sentía mucha identificación con los países latinoamericanos, ¿por que?, porque así como ahora, perteneciendo España a la Unión Europea, nosotros los latinoamericanos somos “sudacas” (sudamericanos cagados), los españoles eran, para la misma época, los “eurocas” (europeos cagados) para la Unión Europea, los países europeos ricos no los querían en su club, los políticos españoles lamieron muchos zapatos para ser admitidos en la UE, con todo y eso aun siguen siendo eurocas, al igual que Portugal, Italia, Grecia, Irlanda (Francia haciendo cola), de hecho les llaman en la UE países “piigs” (por las iniciales de cada país euroca), una analogía de la palabra pig (cerdo en ingles). Ser parte de la familia europea no es cosa menor, y de eso tienen mucha experiencia los españoles, sus costos sociales son gigantescos. El asunto es que; echarle la culpa a otro de lo que a uno le pasa, así no sea cierto, alivia la cosa como un placebo, pero es caldo de cultivo para las posiciones extremas y xenófobas.

Que yo sepa, nunca se ha dado el caso de balseros alemanes rescatados en alta mar, huyendo del desempleo y la pobreza, para refugiarse en Haití, entonces… ¿por que hay venezolanos que salen de su país donde hay problemas, graves no… gravísimos, y se van a otro también con problemas?, ¡y vaya problemas!: primero que todo, la lengua facilita la llegada y las posibilidades de relacionarse. Segundo, llegando no te vas a poner exquisito, hay que sobrevivir así sea limpiando retretes con tu diploma de ingeniero nuclear por doscientos euros al mes. Tercero, Los profesionales bien calificados no es que abundan en los arboles españoles como las aceitunas, o sea que hay chance de medio conseguir algo y a precio de ganga para los empleadores, y los profesionales  que hubieron ya no están en España, no son tontos. Cuarto, España no es la meta de los emigrantes, es el puente a la Europa no “euroca”, por eso limpiar lo que sea sin guantes y con un Kleenex, siendo sub pagados (los sudacas trabajamos más por mucho menos de lo que cobraría un español), en negro, y vivir con diez más en un estudio, no es lo peor de este planeta, sobre todo si sobrevives y te puedes pagar un cursito de inglés que eso lo hablan en todas partes, para luego irte a un país con una economía decente y un nivel de vida digno.

Que más desearían los españoles en esta vida, que el origen real de sus problemas sociales y económicos fueran los “sudacas”, esos mismos que vienen de países que diezmaron, masacraron, y expoliaron, los depredadores súbditos de la corona española a partir de la llegada de Cristóbal y sus secuaces.

Actualmente España tiene un rey, hijo del rey anterior que les nombró e impuso Francisco Franco en persona, si lo sabrá Juan Carlos de Borbón, y un gobierno que representa intereses que no son los del ciudadano español común, corriente, y de a pie, si no que sirve, de manera genuflexa, a una minoría dueña del 90% de las riquezas de España y que deja las sobras para que sus lacayos las devoren a dentelladas, mientras desalojan a familias enteras por impago a causa del desempleo promovido por aquellos que gobiernan para luego dejarlas tiradas en la calle como perros.

Un abrazo y mis mejores deseos de parte de este “sudaca” con conciencia de clase y de origen a todos los españoles, para que en un futuro, que espero no sea lejano, les vaya tan bien…. que no puedan creerlo.

Inmigrantes 2

Inmigrantes españoles llegaban en masa al Puerto de La Guayra en Venezuela.

Detalles de Ginebra, la ciudad donde vivo (1)

Caminar sin rumbo por Ginebra es una experiencia que nunca te lleva a donde quisieras llegar por azar. Es fácil sentirse solo y extraviado en Geneve sin estarlo, quizás por esa falta de calidez, por esa impersonalidad de hierro que te hace sentir que nunca llegas a ninguna parte, y todo por tu culpa, por salir sin un destino a esperar lo inesperado, como un cazador de momentos especiales en una ciudad predecible donde el único testigo de tu sensibilidad poética o artística solo puede ser una cámara fotográfica, artilugio casi mágico capaz de capturar instantes efímeros como el humo… e irrepetibles por lo personal y por lo intimo.

Ginebra 10

El Frío sol de la primavera.

Ginebra 2

Un pasaje entre edificios.

Ginebra 3

Collage colectivo.

Ginebra 4

La casa tatuada.

Ginebra 5

Cita con el sol en las terrazas.

Ginebra 6

Collage colectivo (II)

Ginebra 7

La necesidad es creativa.

Ginebra 9

Esperando una puerta abierta.

Ginebra 1

Charla universitaria al sol.

Ginebra 8

Los Viejos Granaderos.